domingo, 25 de junio de 2017

EL BOGOTAZO-FIDEL CASTRO EL HOMBRE DE WASINGTON-1-

Entendimos en medio de la transcripción del importante y poco conocido relato de don Servando Gonzalez "EL BOGOTAZO LIMPIO", sumar los realizados en el Canal Digital TLV1 por el señor SANTIAGO ROQUE ALONSO en dos progromas emitidos en "LA OTRA CAMPANA". En ellos se muestra de manera muy evidente el accionar de FIDEL CASTRO y otros delincuentes,  entonces "jovenes subversivos" ensayando su futuro en los terroristas acontecimientos de Abril de 1948 en la capital comlombiana. El vídeo de la primera parte del tema continúan a este aviso, el otro a las 13,30 horas en este mismo día y blog. De manera especial citamos los artículos, dada la relación del semieterno dictador cubano y otros "enfermos mentales" con los poderosos grupos "SIONISTAS" americanos y la C.I.A YANQUI. 57 años de íntimas relaciones, se ha hecho creer en la "INTIMA ENEMISTAD" de los "SIONISTAS" dominantes en  EE.UU de su endiosada "RESERVA FEDERAL, con el "criminal" cubano su pandilla y otras de igual calaña. Quién pese a estas maniobras hasta hace poco ocultas, ignora la instalción del "NUEVO ORDEN MUNDIAL", sin diferenciar una vida política ideal, o es "JUDIO SIONISTA" o un "IMBECIL" que nada conoce del proyecto para adueñarse del mundo, exterminar 5 mil millones de seres humanos, envenenando, de hambre o con guerras premeditadas.... y así pretenden justificar su "religiosidad" de pueblo elegido.

 Publicado el 29 nov. 2016
La Otra Campana N° 19 - Fidel Castro: el hombre de Washington.

Santiago Roque Alonso enfoca este tema controvertido en dos partes:
• En la Primera, desarrollada en el presente programa, trata la cuestión de Castro y su relación con el asesinato de Eliécer Gaitán.
• En la Segunda Parte, que se analizará en el próximo Programa, tratará la estrecha relación de Castro con el “Cuarto Piso del Departamento de Estado (USA)”.
De esta forma, Alonso intenta demostrar que Fidel Castro, no fue el antagonista por anto-nomasia del Imperio Norteamericano, sino una necesidad alentada y sostenida por los EE.UU. para justificar dialécticamente su penetración y dominación en América Latina y que Castro, si no fue cómplice.