viernes, 7 de julio de 2017

3.13. Emile Cioran

3.13. Emile Cioran

 
En esta misma perspectiva, el rumano Emile Cioran (1911 – 1995), cual “místico sin dogmas ni creencias, sin dioses… prosista demoledor” que pretende “desfascinar” para hacer despertar y exaltar una intensa retórica acerca “del inconveniente de haber nacido”. Cioran proclamará sin más: “En mis ataques de optimismo, me digo que mi vida ha sido un infierno, mi infierno… Toda utopía que comienza a realizarse parece un sueño cínico… Todo proyecto es una forma camuflada de esclavitud… La muerte es lo más sólido que ha inventado la vida… El hombre es inaceptable”. Emile Cioran afirma: “La soledad es insoportable… Surge entonces la rabia ante la impotencia, y la agresividad… Me siento solo aún cuando no estoy solo… Nunca he pedido estar aquí y aún estando aquí, sólo pienso en cómo salir, sin hacer ruido, sin que se note mi ausencia, como si nunca hubiera estado. Y de esa manera, sentir la ilusión de no haber existido nunca”. Cioran plantea entonces: “La resaca y el cansancio hacen que esté tirado como un muerto en el sillón mirando la tele aunque me importe una mierda lo que estén echando en ella. 


Sin embargo, hoy me he levantado de muy mala leche, y con impulsos homicidas y suicidas. Ha aflorado mi odio a este mundo y a esta vida y a mi mismo por estar en ella…. Tengo ganas de llorar pero no lo consigo, la rabia me lo impidan, desearía golpearlo todo y tirarlo por la ventana y luego yo detrás, pero vivo en un primero, ¡no vale la pena!. Odio y rabia, tristeza y derrota, cansancio y resaca, todo esto a la vez es lo que siento, y la verdad, levantarse así es asqueroso, o mejor dicho, levantarse a un nuevo día es asqueroso”. Reclamará por tanto Cioran: “Nos echan a este mundo, y nadie nos ha preguntado si queríamos nacer… ingenuo pensamiento el que dice que la vida es un don, algo que deberíamos agradecer cada día que nos despertamos y cada día que pasamos y seguimos aquí... Yo pienso… que también puede ser una carga, una pesada carga, que día a día algunos de nosotros llevamos encima sin poder quitárnosla, pero deseando hacerlo… La sociedad tal como es ahora, no me gusta, vivo en ella porque no me queda otro remedio, y porque al mismo tiempo que la aborrezco, la necesito para subsistir. Pero no me gusta… Deberíamos pararnos en seco y mirar atrás, mirar lo que vamos dejando a nuestra espalda, recapacitar y meditar en si realmente estamos siguiendo el camino correcto, o por el contrario, estamos destruyéndolo todo a nuestro paso… Mi pesimismo, como le llaman los demás, o lucidez, como le llamo yo, es una pesada carga que tampoco pedí llevar. Es difícil vivir así… levantándome cada día, ir al trabajo y colaborar en algo que no deseo que siga así, sino aniquilarlo. La aniquilación es renovación, porque al final de ella, la vida (esa eterna inmortal) vuelve a resurgir... Si tuviese el poder, destruiría al hombre, limpiaría de la tierra su huella y la dejaría libre para que la naturaleza recupere lo que siempre ha sido suyo… Porque no considero que el hombre sea un ser superior… allí donde toca, la caga. Dejando un montón de mierda a su paso”. Insiste Cioran: “¿Por qué estoy aquí?... ¿Por qué padres me obligasteis a nacer?... La vida es una mierda… La sociedad nos impone una rutina, unas obligaciones, unas normas, unas prohibiciones... Es difícil vivir, es un sinsentido, esto no es vida, y a veces pienso que para vivir así, mejor no vivir… No sabemos cual es la solución porque no la hay... en fin, vivo aburrido y escéptico. ¿La amistad? ¿el amor? ¿la familia?, conceptos que poco me dicen ya…. El hombre está condenado a no vivir en paz nunca…”. Emil Cioran aprecia así: “No existe un dios, no existe un diablo, estamos solos ante nuestro destino… El hombre es un gran fallo en la naturaleza… Cuando hace años tuve la lucidez de intentar suicidarme, ese creo que fue el momento más pleno y consciente de toda mi vida, el más real y más consecuente. Nada hay en esta vida que pueda llenar este enorme e insaciable agujero negro que anida en mi interior, todo se lo traga y desaparece como si nunca hubiese existido. El vacío es mi sino y mi sentido de vivir… La vida no es gran cosa… porque nada somos y en nada nos convertiremos, por los siglos de los siglos hasta el final de esta mierda de mundo”. Precisa entonces Cioran: “La gente me produce asco, tengo asco hasta de mi mismo. Deseo una destrucción completa de todo lo humano, incluidos ellos e incluido yo, ya que no soy especial ni mejor que ellos. Soy una mierda más puesta en este mundo sin mi aprobación… Ningún sentido tiene seguir sufriendo y siguiendo una rutina estúpida que no nos conduce a nada. Mierda de vida, mierda de sociedad, mierda de gente, mierda de sistema,... Mierda, mi palabra favorita, sólo ella es capaz de describir sin esfuerzo mis pensamientos…”. Concluye por tanto Cioran: “Para ser libre realmente, sólo hay una solución: la muerte. Aunque no haya nada después de ella… es la única salida para ser libre, realmente libre. Se terminan entonces las ataduras, trabajar, pagar, llorar, sufrir, reír, soñar, enfermar, el miedo, el amor, el odio… Sólo necesito el método adecuado y podré hacerlo, porque hasta ahora, he fallado… La consolación por el suicidio posible amplía infinitamente esta morada donde nos ahogamos… Quien no haya concebido jamás su propia anulación, quien no haya presentido el recurso a la cuerda, a la bala, al veneno o al mar, es un recluso envilecido o un gusano reptante sobre la carroña cósmica… ¿hay mayor riqueza que el suicidio que cada cual lleva en sí? ”. Emil Cioran especifica: “Si las religiones nos han prohibido morir por nuestra propia mano, es porque veían en ello un ejemplo de insumisión que humillaba a los templos y a los dioses. Cierto concilio consideraba el suicidio como un pecado más grave que el crimen, porque el asesino puede siempre arrepentirse, salvarse, mientras que quien se ha quitado la vida ha franqueado los límites de la salvación. Pero el acto de matarse ¿no parte de una fórmula radical de salvación? Y la nada, ¿no vale tanto como la eternidad? Sólo el existente no tiene necesidad de hacer la guerra al universo; es a sí mismo a quien envía el ultimátum. No aspira ya a ser para siempre, si en un acto incomparable ha sido absolutamente él mismo. Rechaza el cielo y la tierra como se rechaza a sí mismo. Al menos, habrá alcanzado una plenitud de libertad inaccesible al que la busca indefinidamente en el futuro... Ninguna iglesia, ninguna alcaldía ha inventado hasta el presente un solo argumento válido contra el suicidio… la muerte como prueba de su madurez…nos falta… el fasto antiguo del arte de perecer. Rutinarios de la desesperación, cadáveres que se aceptan, todos nos sobrevivimos y no morimos más que para cumplir una formalidad inútil. Es como si nuestra vida no se atarease más que en aplazar el momento en que podríamos librarnos de ella”. Aprecia finalmente Cioran: “Soy egoísta, dicen, y lo reconozco. Sólo pienso en mí, no hago más que quejarme, sin pensar en que los demás también sufren... Pues si también sufren y quieren acabar con esa agonía, ¿qué coño estamos haciendo?, ¿por qué no nos ponemos de acuerdo y lo cambiamos todo? o mejor, ¿por qué no nos ponemos de acuerdo y nos autoexterminamos todos?... ¿Por qué me siento tan asfixiado? ¿por qué tan aislado? ¿por qué tan agobiado?... ¿Quién me ha enseñado a ser así?, ¿por qué he elegido este camino de penuria y sufrimiento?... ¿Alguien me podría ayudar?, sólo me gustaría ser idiota para no preocuparme tanto, o ser tan inteligente que desde mi superioridad no me afecte tampoco la mediocridad y la rutina… ¿Alguien emplea continuamente la palabra “vida”? Sabed que es un enfermo… ¿Occidente? Una posibilidad sin futuro”.

EXISTENCIALISMO MATERIALISTA
Aparte de los conocidos "GUERREROS Y ASESINOS" que generaron el funesto COMUNISMO, existió asimismo una numerosa secta de "pensadores", prestos a elaborar, justificar, y afianzar tal endemoniada causa política.  
Nos permitimos la cita de estas breves reflecciones relaciónadas a 14 Pensadores mencionados en el blog "NEOMARXISMO". Analizando tales pensamientos, observamos a esa "ideologíaª  comenzar o terminar desde tres puntos básicos y elementales: ATEISMO, RESENTIMIENTO Y ODIO.
Si a la perversa doctrina (COMUNISTA) que contribuyeron a su constitución, obteniendo innumerables y maliciosas cantidad de seguidores adherentes, desde nuestra posición Católica, Apostólica y Romana, sentimos la obligación y necesidad de delatar a un idéntico número de "POCESOS" proveídos desde los avernos mismos.