miércoles, 5 de julio de 2017

5.5. El genocidio comunista en Camboya

5.5. El genocidio comunista en Camboya

 
Un verdadero holocausto ocurría en Camboya al finalizar la década de los setenta a manos de una ideología que dice luchar por la libertad, igualdad y justicia social. Paradójicamente en Camboya, esa misma ideología que se quejaba amargamente de ser perseguida en nuestro país en esos mismos años, exterminaba no a miles, sino que a millones de seres humanos. Así fue, mientras los medios de comunicación se horrorizaban por los acontecimientos ocurridos en Chile, guardaban un profundo silencio con respecto a las atrocidades cometidas en Camboya. El régimen de Pol Pot es considerado uno de los totalitarismos más sanguinarios de todo el siglo XX por lo que a proporciones representa. Entre los años 1975 y 1979 se estima que perdieron la vida entre 2 y 3 millones de personas. Quizás esta cifra no resulta muy aterradora, pero si consideramos que esa cifra representa casi el 30% de la población no nos queda más que asombrarnos. 


Pol Pot y sus colaboradores más cercanos eran seguidores del marxismo, estudiaron en Francia y algunos de los cuales visitaron países como U.R.S.S y la República Popular China. El régimen de Pol Pot fue bastante cercano al Maoísmo, su idea de sociedad se basaba en la explotación de la agricultura. Los primeros tiempos de su régimen se caracterizaron por el éxodo masivo de gente desde las ciudades a los campos para realizar trabajos forzados, lo que sumado al hambre, la sobre exigencia, epidemias, y a las pésimas condiciones, terminaron por causar miles de víctimas. Posteriormente a eso, los Khmeres Rojos destruyeron los bancos, iglesias y suprimieron el dinero. El régimen organizó el país entero en un sistema de cooperativas agrícolas, con lo que se suprimieron los bienes personales. Por otro lado, los Khmeres Rojos proponían la depuración de la sociedad, en la cual, cualquier elemento nocivo según su ideal sería exterminado. Fue en ese momento cuando Pol Pot purgó a la mayor parte de la población Camboyana. Ya que, según él, todos los elementos extranjeros, eran indeseados por el régimen. Es así como Pol Pot prohibió todo elemento que perteneciera a una cultura extranjera, hasta el idioma. El solo hecho de llevar consigo algún objeto o elemento extranjero era motivo para ser enviado a las salas de tortura donde posiblemente sería ejecutado. El régimen proscribió el Islam y el cristianismo, muchos de estos últimos fueron crucificados como mártires. Se cree el 48% de los Cristianos en ese entonces murió de ese forma. Se declaró una encarnizada guerra contra cualquier elemento Vietnamita, es así como muchos de estos fueron expulsados y otros ejecutados. Dentro del régimen se construyeron innumerables salas de torturas y prisiones, las que estaban destinadas a los elementos contrarios al régimen. Para ser enviado a estas prisiones solo bastaba haber sido funcionario de un antiguo régimen, tener cierta relación con un Vietnamita, hablar en lengua extranjera, haber asistido a la escuela, escribir un libro, ser comerciante o simplemente ser admirador de la monarquía. De hecho, gran parte de la gente que fue ejecutada en las prisiones pertenecía a la elite cultural de ese país. Algo muy parecido a lo que ocurrió en Polonia durante la segunda guerra mundial y en la Revolución cultural China. Cristianos, burgueses, extranjeros, intelectuales y personas admiradoras del orden natural fueron las principales víctimas de este sanguinario régimen. ¿¿¿ Por que será que los regímenes comunistas buscan extirpar la espiritualidad e intelectualidad de sus sociedades??? ¿¿¿ No será que los regímenes comunistas buscan el materialismo y la ignorancia como base para su ideal de sociedad ??? Verdaderos museos del genocidio son expuestos hoy en el país y representan un crimen del que nadie quiere hablar. No hay condena para los criminales o justicia para las millones de víctimas. Pareciera que en este mundo las víctimas solo son tomadas en cuenta si pertenecen a esa ideología, siendo que esta, sin lugar a dudas a sido la más brutal de todos los tiempos.