domingo, 13 de agosto de 2017

CONSIDERACIONES ADVERSAS AL MITO PERONISTA (7TMA.CONSIDERACION)

Publicado en Revista Cabildo Nº 107
Meses Enero.Febrero 2014-3era-Época
 
HISTÓRICAS
Fernando José ARES
Correspondencia
Perón, los Judíos, los Masones y la Quema de las Iglesias

  Señor Director, querido amigo: No sé si habrás visto en la edición del día de la fecha del diario "La Nación" (28 de diciembre de 2013) un aviso fúnebre que pone el "Compañero y Hermano Mayor" (títulos otorgados por el "General Cangallo" y por los Papas Conciliares, respectivamente). Carlos Vladimiro Corach. informando el fallecimiento de la Sra. Clara MAGUIDOVICH de BORLENGUI (sic), "esposa y compañera ejemplar del ilustre ministro del interior del Gral. Perón entre 1946 y 1955", Ángel BORLENGHI. El citado aviso está encabezado por una Estrella de David.
Viene a cuento la circunstancia por la nota publicada en "Cabildo" N° 106. bajo el título "Perón a Tres Puntos" suscripta por Enrique Díaz Araujo.
 


Allí se consigna la filiación masónica de Borlenghi, alias "El Piromaníaco" y no su pertenencia al Pueblo Deicida. Existe una larga tradición sobre su condición de judío que ahora se ve reforzada por su casamiento con esta pública judía. Podría ser que Borlenghi no fuera practicante, si fuera así sería evidente su procedencia de cepa marránica.
Bajo su dependencia directa estaba el Subsecretario del Interior, Abraham Krislavin, judío público y notorio, cuya judeidad sí está consignada por Díaz Araujo. Ahora con la certeza de la filiación de Borlenghi mas la sabida de Krislavin podemos calificar al incendio de los templos como perpetrado por judíos y masones y no solamente por masones.
 Este tema siempre me interesó vivamente y realicé algunas investigaciones al respecto. Conocí a unos cuantos policías que hacían algunos trabajos muy confidenciales en esa época. No dependían del Comisario General Gamboa, Jefe de la Policía Federal, sino del Tte. Cnel. Osinde. Siempre me hablaron de la responsabilidad de Gamboa en crear lo que hoy lamamos "zona liberada" para que se perpetrara el sacrilego hecho, como negaron cualquier vinculación con el mismo. Y por supuesto la orden vino de Perón.
También lo conversé con dos familiares directos míos, un Crio. Insp. en ese entonces y un Of. Subinsp. en la misma época, ambos antiperonistas. Uno de ellos hasta había tenido un apercibimiento "por participar de corrillos" en el Dpto. de Policía. Ambos señalaron a Borlenghi y a Gamboa como los responsables, además de Perón, pero siempre me dijeron desconocer la identidad de los perpetradores directos, pero refirieron que habían intervenido masones y comunistas. Díaz Araujo en su interesante nota da los nombres de varios oficiales superiores y jefes de la Policía Federal al respecto. Tal vez quede para otra ocasión consignar las fuentes de dicha información.
Otro de los ministros de Perón que era masón y que al momento del incendio de los templos estaba detenido (quizás por eso no lo menciona Díaz Araujo) era el Ministro de Marina, Clmte. Aníbal Olivieri. Indudablemente Perón, que como sarcásticamente dice Díaz Araujo no era masón sino peronista, estaba rodeado por masones que trabajaban a dos puntas, unos a su lado y los otros que serían los del golpe del 13 de noviembre de 1955. Resultado a partir de esa época tuvimos un gobierno netamente masónico. La egolatría de Perón no le dejó ver esa realidad y se cavó su propia fosa.
Hasta ahí llegue
Un gran abrazo.
Fernando Ares
* * *
Querido amigo:
Olvidé decirte algunas cosas en la misiva anterior. Aquí van. Entre los incendiarios,el Ministro del Interior Ángel Borlenghi y el Subsecretario del Interior Abraham Krislavin, no solo existía una relación orgánico-funcional sino también de parentesco. Eran cuñados, además de masones y socialistas. Que eran cuñados lo sostiene el Vicerrector de la Universidad de Tel Aviv, Raanan Rein. en una entrevista aparecida en "Lo Nación", el 19 de diciembre de 2007, hecha por Valeria Shapira, bajo el título: "El perobismo sigue dependiendo de las figuras carismáticas".
Así que Ángel Borlenghi, casado con la judía Clara Maguidovich, era cuñado del judío Abraham Krislavin. Y la única forma de ser cuñados en ese entramado de judaicos apellidos es que una Borlenghi se haya casado con Krislavin. Porque si Krislavin estuviera casado con una Manguidovich serían concuñados y no cuñados. Es muy sugestivo.
 Me pareció interesante profundizar la obra del judío Rein y me encontré con una obra suya publicada en Google Books. Se trata de "La salvación de una dictadura: Alianza Franco-Perón, 1946-1955". Allí figura un informe del Embajador de España, José María de Areilza, Conde de Motrico, a su gobierno, donde dice que el gobierno de Perón tenía los siguientes ministros masones, a la fecha de producirse el informe: Roberto Ares en Economía, Ángel Borlenghi en Interior, José Constantino Barro, en Industria, Alfredo Gómez Morales en Finanzas, Juan Castro en Transportes, y el Almte. Enrique García en Marina.
Y un dato muy importante, resalta el manejo de la prensa y proganda por parte de Raúl Apold, a quien califica de "judío de extracción polaca y veterano personaje masón", agregando que daba "instrucciones a los periodistas peronistas haciéndolos adoptar un tono glacial hacia la Iglesia", "tratando en cambio con simpatía a los judíos, a los sionistas y al Estado de Israel" (pág. 209 y ss.).
Está muy claro, si alguien le prendía fuego a un iglesia previamente tenía que haber un operativo de acción psicológica limando la imagen de la Iglesia Católica y presentando a sus sacerdotes como fascinerosos. Creo que este detalle de la propaganda previa escapó a todos los que trataron el tema del incendio. Pero es muy lógico que sea así. Lógico y necesario. Y también a cargo de un judío.
El judío Apold fue el que designó a cargo del estatizado Suplemento Cultural del diario "La Prensa" al judío Isaac Zeitling Porter, más conocido por su alias de "César Tiempo", quien introdujo allí a otros judíos como la Prilutzky Farny.
Agrega también el informe del embajador español que todas las acciones projudaicas y anticatólicas eran dirigidas por el Embajador de Estados Unidos, Messersmith, "importante judío y masón".
Un abrazo. •
Fernando Ares